¿Qué hacemos con el Bielsismo, cabros?

•2 septiembre 2009 • 3 comentarios

Él mismo Bielsa se encargó de ponerse el parche antes de la herida. Alguien le habrá contado con qué chicha se estaba curando…F714257_bielsa330

Los que no saben mucho de historia del fútbol, la gran mayoría de los 16 millones -aunque duela decirlo- tiende a subirse por el chorro con una facilidad que asusta. Ante el primer aroma a triunfo aparecen con tropicalismos alimentados por medios de comunicación irresponsables. Entonces terminamos como en otras varias ocasiones, embriagados de gloria y pidiendo nacionalizaciones, canonizaciones o envestiduras para gente que sólo merece reconocimiento por la pega bien hecha.

A Marcelo Bielsa, anótenlo ya, le patea en la güata la idea y promulgación del bielsismo leninismo así como los conceptos que le vinculan cambios de mentalidad y revolución, promulgación del método como herramienta nunca antes usada o el destierro de costumbres anteriores a la hora de jugar una pichanga. No señores, acá no cambió nada más que el rendimiento en números y es hora de irse dando cuenta. Llega a ser espantoso como el tipo al que podríamos aprovechar de sobremanera ya está entregando luces de cómo le afecta el exceso de expectativa insana y oportunista que algunos levantan como bandera de lucha.

¿Y si pierde todos los partidos en el mundial? ¿Lo vamos a hacer pedazos como los argentinos en el 2002?

Un dato. Este veranito de San Juan lo vivimos antes con Luis Álamos, Ñoño Santibáñez, Orlando Aravena, Mirko Jozic, Nelson Acosta, Horacio de La Peña y Perico de Los Palotes en su momento. Y volvimos a fojas cero. ¿Por qué? Por poco serios. Por tropicales, inmaduros… Porque todo vuelve a su estado natural y el deporte nunca fue la excepción.

Asi que si usted lee a esos columnistas exagerados o ve toneladas de minutos dedicados a la selección nunca pierda de vista que le ponen mucho, que se suben al carro, que es un mero negocio. Hoy, a las puertas de un éxito asegurado como clasificar a Sudáfrica no viene mal demostrar que estamos aprendiendo las lecciones…

“Cotetaza” y la antítesis de la chilena promedio…

•25 agosto 2009 • 5 comentarios

De puro picadas…

Las que más argumentan críticas refunfuñadas contra la infartante performance de Coté López en la tv italiana son las chilenas que pasan la vida planeando verse sexys. Víboras envidiosas del show business criollo o la pasarela de modas califas en pleno paseo Ahumada, espectáculo deprimente, arribista y tan venido a menos. Pero las entendemos. Cómo quisieran ese sitial.

No nos pisemos la capa entre superhéroes. La rubia mete ruido por una mera cuestión de idiosincrasia, porque representa lo que sus compatriotas quieren ser y nunca lograrán a menos que cambien el switch de manera radical. No es más que portarse mal y pasarlo bien, recaucharse al mil por ciento desatando absoluto delirio varonil por donde pasan, obtener fama y dinero antes de los 25 años y hasta pegarle en la nuca al marido con el beneplácito, perdón y resonancia de la masculinidad entera –hasta del propio engañado, freak pero cierto-, algo que nadie más puede anotarse en el curriculum.

La rompe, se pasa por su abultada anatomía de quirófano el cahuín de tan poco agraciado y solidario género, apuesta alto y no da puntada sin hilo. Toda una animadversión de la chilenita con aire de mina, tan desagradablemente clásica, la reina del ni fu-ni fa, que apenas se suelta sólo con tres roncolas en el cuerpo, se queda en la desinhibición pasajera y termina cediendo a las presiones de la celulitis cuando apenas lleva un año de casada. Tradicional y deprimente costumbre que no logramos romper aunque la raza nacional es más bien de enorme potencial.

Pero se quedan ahí. Por eso es bueno ver a pseudo divas como la curicana. Finalmente, más allá de que se consagre en la península o termine lavándole los vasos a Berlusconi en uno de sus carretes antológicos, la López sirve de ejemplo. Nos demuestra que la pacatería no es buena consejera, que sacudirse las trancas de la abuela y correr por la vida con el idealismo por delante y la silicona por detrás siempre viene bien.

Déjense de pelar y apréndanle un tanto. Si al final, todas quieren ser un poquito como ella…MILANO - TRASMISSIONE TV CONTROCAMPO